Mediante la rehabilitación de fachadas, vamos a conseguir diversas mejoras tanto en estética como en funcionalidad, ya que no solo mejorará el aspecto del edificio, sino que además, también reforzaremos su estructura, evitaremos humedades y por supuesto también lograremos mejoras tanto a nivel acústico como térmico. Pero para ello tenemos que seguir un proceso que os vamos a detallar a continuación.

 

Realización de un estudio para comprobar el estado de la fachada

El primer paso que debemos llevar a cabo antes de realizar la rehabilitación de fachadas, es precisamente hacer un estudio que permita conocer el estado de la misma.

Para ello, lo mejor que podemos hacer es confiar en el buen criterio y profesionalidad de un experto en la materia, el cual, dada su experiencia, nos podrá aconsejar aquello que se va a adaptar mejor a nuestras necesidades y a la idea que tengamos en mente.

 

Preparación de un proyecto de rehabilitación de fachadas

Una vez que se ha estudiado el estado de la fachada y se ha obtenido una idea inicial, es el momento de preparar el proyecto.

Para ello, el profesional se encargará de componer una idea global con las necesidades del edificio más las ideas que le hayamos facilitado.

 

Obtención de un presupuesto

Después de haber realizado el proyecto, es el momento de tener en cuenta qué materiales van a hacer falta, qué mano de obra será necesaria, y en definitiva, se estudiará todo lo necesario para llevar a cabo la obra.

Cada uno de estos elementos se presupuestará en una serie de partidas, las cuales permitirán al cliente conocer de forma clara y concisa todo lo que supone la obra que se va a realizar.

 

Solicitud de permisos

También es importante tener en cuenta que vamos a necesitar solicitar una serie de permisos.

Dependiendo de la provincia en la que nos encontremos, los mismos pueden variar, además de que también se deberá tener en cuenta la situación y particularidades de nuestro edificio, ya que hay veces en las que los ayuntamientos nos pueden exigir requisitos como el corte de calles, instalación de andamiaje, colocación de contenedores, o incluso utilización de materiales o realización de proyectos específicos para respetar el entorno.

 

Puesta en marcha de la obra

Cuando ya hemos hecho todo lo anterior, es el momento de poner en marcha la obra.

Esto se llevará a cabo por personal cualificado, ya que no debemos olvidar que, además de requerir conocimientos para realizar la obra de forma profesional, se trata de un trabajo que tiene sus riesgos, tanto para el trabajador como para los viandantes y las personas que viven en el edificio, de manera que hay que cumplir con la Normativa exigida para estos casos.

 

Trámites finales para la rehabilitación de fachadas

Y una vez que ya esté todo terminado, se deberá llevar a cabo la tramitación de la documentación final, incluyendo el certificado final de obra, el cual deberá ser firmado por el arquitecto que haya llevado a cabo el proyecto, y con ello confirmará que todo se ha llevado a cabo con base en la Normativa y a las exigencias tanto del Ayuntamiento como de los clientes finales.

 

Si seguimos estos pasos, veremos que el proceso de rehabilitación se lleva a cabo de forma profesional y con todas las garantías, pudiendo de este modo disfrutar de todas las ventajas de una fachada en perfectas condiciones.

Call Now Button